Jóvenes promoviendo el aporte de la Psicología en la Educación de nuestro país

Archivo para marzo, 2012

Un caso sobre una experiencia exitosa emprendida en otro país de Latinoamérica: Gestión educativa descentralizada (Bogotá, Colombia)

Gestión educativa descentralizada: El caso de Bogotá, Colombia (2004-2009)

Se aprecia que una forma muy importante de generar cambios en los niveles de equidad y calidad en el sector educativo está relacionada con el compromiso de autoridades locales y regionales con la innovación en políticas d e gestión institucional y educativa. Evidentemente, la práctica descentralizada que se observa ha resultado efectiva y bien enfocada en estimular y destacar diversos logros, tales como: permanencia escolar, altos puntajes en la prueba de Estado de ICFES (Instituto Colombiano para el fomento de la educación) y en gestión institucional. De esta forma se estimula la calidad educativa en las escuelas y se promueve que se practique en mayor medida políticas de excelencia y de gestión más eficiente. 

En términos generales, la política educativa estableció la participación de las comunidades educativas, de la academia y de las organizaciones sociales en el diseño y gestión de la política educativa, por medio de la democratización de las prácticas pedagógicas y del gobierno escolar. Los docentes fueron tratados como actores principales de la enseñanza, se apoyó su trabajo académico y sus iniciativas de conformación de redes, reconociéndoles su valor profesional. Así también, se promovió una estrategia de entendimiento y en muchos casos de reconciliación entre docentes, directivos, la administración y las comunidades.

Los primeros proyectos que se pusieron en práctica para la “renovación pedagógica de los PEI(Plan Educativo Institucional) y la profundización de la democracia escolar” apuntaron a que en los 337 colegios distritales, además de las áreas científicas y tecnológicas, se afianzaran las áreas transversales del currículo y se desarrollaran prácticas y formas de gobernabilidad democráticas, incorporando la cátedra de Derechos Humanos.

Los académicos, las universidades y las organizaciones culturales fueron sistemáticamente llamados a participar en el diseño y evaluación de la política educativa y en los planes de las instituciones.

Es una práctica ejemplar que muy probablemente se pueda modelar en la realidad educativa nacional para promover cambios en la calidad educativa y en la participación activa y ciudadana. 

Fuente: http://www.sumaeducacion.pe/pdf/bogota.pdf – Insumo extraído del “Proyecto SUMA” – Iniciativa de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID/PERU: http://www.sumaeducacion.pe)